Hay una realidad que llena continuamente nuestro corazón de pesar. Una realidad que siempre nos está tocando, ya sea porque nosotros la aceptamos o porque los que viven cerca de nosotros la aceptan: el mal, el pecado. (más…)